The White Rabbit World

Comunicación eficaz, la clave del éxito

por | Feb 18, 2022 | Miembros The White Rabbit | 0 Comentarios

Actualmente vivimos en la sociedad de la comunicación. Nos relacionamos constantemente, en el ámbito personal y profesional, ya sea a través de las redes o de forma presencial.  La naturaleza del ser humano es social y recae en los demás. Ser un buen comunicador, por lo tanto, se convierte cada día en un valor añadido más importante en todos los ámbitos de la vida. Las habilidades satisfactorias para la integración y aceptación que todo buen comunicador domina se traducen en una mayor autoestima y confianza.

Si nos centramos en el ámbito laboral, todas estas virtudes pueden quedar reflejadas en el currículum, pero donde realmente se ponen en valor es en la entrevista de trabajo. Los equipos de recursos humanos se centran en aquellas personas que tienen esta capacidad para comunicar, una habilidad social que puede abrir muchas puertas laborales.

En este artículo os ofrecemos tres claves para conseguir comunicar de forma eficaz.

ESCUCHA ACTIVA

Ser un buen oyente es un aspecto importante que debemos considerar para conseguir crear un vínculo con las personas que participen en la conversación. Mostrar interés por lo que se explica y reforzar la atención para que la otra persona lo perciba es una buena forma de conseguirlo. Es importante transmitir confianza y empatía para comprender la situación que tenemos delante y actuar en consecuencia. Todo esto nos permitirá crear una relación más cercana y enviar un mensaje claro y efectivo.

Además, podemos reforzarlo con otras técnicas, como el uso de comentarios positivos y preguntas que demuestren interés. La persona se sentirá escuchada e incluida dentro de la conversación, lo cual crea un ambiente más distendido y afable.

LENGUAJE VERBAL CORRECTO

El lenguaje verbal es un pilar fundamental para interactuar de forma correcta. Es importante no usar excesivas muletillas, ya que transmiten duda o informalidad. Además, es importante realizar una exposición ordenada de aquello que se quiere comunicar, así como realizar pausas y no interrumpir a los demás interlocutores.

Aun así, siempre adecuaremos el lenguaje al tipo de relación que mantengamos con la o las personas con las que nos vamos a comunicar. De este modo, podremos escoger el registro correcto -informal o formal- para llegar de la mejor manera al receptor.

TRABAJAR LA COMUNICACIÓN NO VERBAL

Esta quizás sea la clave más importante. En una conversación convencional, la comunicación no verbal supone el 65% de toda la comunicación, una parte realmente importante, pero bastante olvidada. Es una habilidad que requiere un trabajo, ya que nuestro cuerpo reacciona de forma involuntaria a ciertos estímulos que deberemos controlar. Además, con nuestro lenguaje no verbal también podemos comunicar interés y confianza. Una postura relajada acompañada de contacto visual nos ayuda a mostrar una actitud receptiva.

Es importante mostrar amabilidad con los interlocutores para que las personas se sientan bien mientras interactúan con nosotros. Para ello, es importante tener una postura corporal receptiva, realizando pequeñas afirmaciones con la cabeza para mantener el contacto y sonreír.

/
Andrea Cuerva
Periodista con más de 2 años de experiencia en el mundo de la comunicación. “La comunicación no nace desde el habla, sino desde el respeto y la escucha”.