The White Rabbit World

Comunicación Corporativa: el camino para posicionar marcas

por | May 24, 2021 | Casos de Éxito

Si el 77% de las marcas desaparecieran mañana, al consumidor no le importaría. ¡Wow! ¿Y si fuera tu empresa una de ellas?

Esto es lo que reveló el estudio de Havas Media Meaninful brands, que viene a decir que, en el mundo globalizado en el que vivimos y ante la multitud de empresas y marcas que existen, diferenciarse de la competencia es la clave. El cómo, ya es otra historia, pero asociar tu empresa a valores en sintonía con el mundo en que vivimos mostrándote como una marca útil en la sociedad, ayuda. Porque la percepción que el consumidor tenga de tu producto o servicio es lo que hará decantar su decisión de compra.

Y la comunicación corporativa sería la “herramienta” con la que trasmitimos estos mensajes, tanto a nuestro público externo (consumidor, medios de comunicación, instituciones), como interno (accionistas, proveedores, empleados). Y a cada uno mediante el canal más adecuado para que el mensaje llegue correctamente al receptor, de manera que el mensaje tenga coherencia en todos los públicos y todos tengan la misma percepción de la compañía. Porque, ¿cómo vamos a vender nuestra empresa al mercado si nuestros trabajadores – por ejemplo-  no confían, o desconocen nuestros valores?

Trabajar la comunicación corporativa, por tanto, es una tarea de perseverancia que abarca distintos flancos, pero que se presenta como condición indispensable para este posicionamiento de diferenciación con la competencia.

La gestión del riesgo reputacional, otro reto de la comunicación corporativa

Los fuegos aparecen, y cuando ello ocurre, es de vital importancia tener previsto un plan de crisis o un plan de contingencias para gestionar la pérdida reputacional de la empresa. Esto también es tarea de la comunicación corporativa, la cual deberá coordinar una respuesta conjunta para todos sus públicos con los mensajes adecuados y, no tener un departamento o agencia de comunicación dedicada al respecto, puede impactar fuertemente en la percepción que los consumidores tienen de la marca. La falta de respuesta juega en nuestra contra.

Sin embargo, una respuesta planificada genera confianza y ayuda a controlar la reputación de nuestra marca: estos son factores clave que nos posicionan como empresa sólida en la mente del consumidor.

Vale, pero… ¿y esto como se consigue?

La correcta selección de los canales es fundamental para la transmisión de mensajes claros y unificados. En este sentido, más allá de la importancia de una web corporativa como principal elemento de identificación de la empresa, podemos considerar los siguientes:

Para público interno

Pensamos en trabajadores, pero no solo: accionistas e incluso proveedores deben estar en línea con los valores e ideas de nuestra empresa. Por ello, será básica una buena comunicación interna a fin de mantenerlos informados constantemente de las acciones de nuestra compañía: mailings corporativos, reports de resultados, reports de la presencia de la empresa en los medios (lo que genera notoriedad y orgullo de pertenencia), reuniones periódicas… se presentan como buenos canales de comunicación.

Por lo que respecta a los trabajador@s de nuestra compañía: intranet, email corporativo, reuniones de equipo y actividades de team building para fortalecer lazos entre empleados, y éstos, con la empresa. Cobra especial importancia entre este colectivo el concepto de trabajador como embajador de tu marca. Por ello, generar confianza en este público será clave para la imagen que éste proyecta hacia el exterior.

Para público externo

  • PR con los medios: Posicionar tu empresa en los medios como voces autorizadas para hablar sobre temas de actualidad, aumentará la percepción que los consumidores tienen de ti. Los medios siguen siendo grandes referentes para la sociedad, por lo que posicionarte en ellos es clave: notas de prensa, rueda de prensa sobre resultados y una buena agenda de contactos con los medios a los que recurrir en caso de crisis reputacional son algunas maneras de conseguirlo.
  • Relaciones institucionales: Este es un perfil profesional en auge. Y es que cada vez cobra más importancia conocer las normativas y leyes donde opera tu empresa, y mantener unas buenas relaciones con las instituciones que legislan directamente sobre tu territorio. En un momento dado, serán los que autorizarán un evento, cederán licencias a actividades económicas, etc.
  • Marketing digital: Quizá la más sencilla sea la consecución de leads para poder realizar campañas de email marketing sobre una base de consumidores interesados en nuestro producto o servicio. Pero un blog actualizado, un buen posicionamiento en Google o campañas pagadas en redes sociales para llegar al perfil de consumidor potenciarán nuestra visibilidad en el gran público.
  • Redes sociales: Nuestro público puede encontrarse en redes sociales, y cabe definir bien en cual: ¿Instagram? ¿Facebook? ¿Linkedin? ¿Tik Tok? Fomentar un diálogo con nuestra audiencia, sobre las cosas que le interesan y le preocupan (no solo sobre nuestro producto), generará valor añadido en nuestra marca y nos distinguirá de la competencia.

 

Y tu empresa, ¿trabaja la comunicación corporativa?

 

Mònica Gómez Mota

Account Manager JR

/
White Rabbit
White Rabbit crea, pone en marcha y gestiona tu propio departamento integral de Comunicación , a medida. Sea cual sea el tamaño, capacidad presupuestaria o estructura de la empresa. Contamos con más de 20 años de experiencia en el mercado y nuestro know how nos permite diseñar, planificar y ejecutar acciones de éxito para nuestros clientes, tanto nacionales como internacionales.